Crece desde el pie (Zitarrosa y De los pueblos



Crece desde el pie, musiquita,

crece desde el pie
uno dos y tres, derechita,
crece desde el pie.
Crece la pared por hiladas
crece la pared
crece desde el pie amurallada
crece desde el pie.
Crece desde el pie, musiquita,
crece desde el pie
uno dos y tres, derechita,
crece desde el pie.
Crece la pared por hiladas
crece la pared
crece desde el pie amurallada
crece desde el pie.
Dentro de su lata la mata
crece desde el pie,
crece desde el pie la fogata
crece desde el pie.
Crecen los mejores amores
crecen desde el pie,
para sus colores, las flores
crecen desde el pie.
Crece desde el pueblo el futuro
crece desde el pie,
ánima del rumbo seguro
crece desde el pie.
Cantan para usted los cantores
crecen desde el pie
un poco de fe y los tambores
pueden florecer.
Crece desde el pie la mañana
crece desde el pie
el sonido de la campana
crece desde el pie.
Crece desde el pie la semana
crece desde el pie
no hay revoluciones tempranas
crecen desde el pie.
No olvides que el día y la hora
crecen desde el pie
después de la noche la aurora
crece desde el pie.
Crece la pared por hiladas
crece la pared
crece desde el pie amurallada
crece desde el pie.
No olvides que el día y la hora
crecen desde el pie
después de la noche la aurora
crece desde el pie.
Crece desde el pueblo el futuro
crece desde el pie
ánima del rumbo seguro
crece desde el pie.

(La versificación y la puntuación son de Alfredo Zitarrosa.)

Chakras Reiki Music



En 16 minutos podrás recorrer tus centros de espiritualidad, intuición, comunicación, amor, poder, sexualidad y supervivencia. Solo debes cerrar los ojos, respirar consciente y escuchar.

LA MAGIA DEL OTOÑO

LA MAGIA DEL OTOÑO. Cada estación tiene su magia y es hermoso descubrirla, sumergirse en ella y poder navegar con los elementos a favor.

Con la caída de la hoja caerán también nuestros sueños de verano, más no ha de importarnos pues vendrán los sueños de otoño, ellos nos traerán nuevas ilusiones para vivir, nuevos comienzos brotarán en nuestro interior y será el momento adecuado para avivar el fuego del corazón. Nuestro pasado caerá como lo hacen las hojas de los árboles y abriremos una ventana para dar paso a todo un maravilloso mundo de infinitas posibilidades.

Aprovechemos la energía de la nueva estación para dar salida a todos esos sueños que hemos ido atesorando en nuestro corazón. Embriaguemos nuestros sentidos con los aromas y los colores del otoño, dejemos que nuestra alma se inunde con la belleza de la Naturaleza, disfrutando de la vida, haciendo que su esencia penetre en nuestro interior más allá de cualquier pesar y sentir.

Dejémonos envolver por la magia del otoño, una época para deshacernos de lo caduco y vestirnos con los regalos del presente. Una estación para reflexionar sobre nosotros mismos, para experimentar la conexión con todo desde nuestra individualidad, para empezar a confiar en nuestro guía interno, para percibir de otra manera y darnos cuenta de que todo y todos estamos relacionados, que a mayor y menor escala todo es lo mismo.
Un tiempo para volver a inventarnos a nosotros mismos, un espacio para reescribir el guión de nuestra vida, dejando que el protagonista de ésta, o sea, nosotros, desempeñemos el papel que nuestro director interior nos va escribiendo.

Adentrémonos en esta nueva estación y dejándonos seducir por sus sabores, por sus fragancias, por sus tonalidades y por sus sonidos como si fuera la primera vez que vivimos un otoño y gozar de todo lo que nos brinda la Naturaleza en este nuevo comienzo, haciendo que este maravilloso potencial se vea reflejado en nuestro quehacer diario.

Elijamos algún campo o bosque o incluso dentro de la ciudad algún parque o jardín y fundámonos con la Naturaleza experimentando la belleza y magia del momento presente que nuestra alma puede llegar a sentir si nos dejamos fundir con la esencia de la vida. Es un periodo propicio para descubrir nuestro lugar en este mundo. Maribell Ayala Liquiñano

"No temas al otoño, si ha venido. Aunque caiga la flor, queda la rama. La rama queda para hacer el nido". Leopoldo Lugones